El comercio no es solo una manera de hacer un montón de dinero. También es una forma de verse diferente en la situación económica general del mundo, así como analizar sus propias formas de ganar dinero. En pocas palabras, el comercio es una herramienta para cambiar toda tu visión de la vida.

¿Qué puede aprender al cambiar a comercio como su principal fuente de ingresos?

1. Las máquinas gobiernan el mundo.

2. El comercio es más riesgoso de lo que la gente piensa.

3. No hay necesidad de complicarlo demasiado.

4. Sientes que te estás volviendo loco.

5. Necesitas mucha paciencia.

6. Eres mucho más capaz de lo que te das crédito.

7. El comercio es impresionante.

comercio1. Las máquinas gobiernan el mundo.

Ya lo sabemos. Incluso los niños pequeños hoy en día no pueden pasar un día sin una tableta o un teléfono. Juegan juegos, miran videos y saben cómo encender y desbloquear los dispositivos. Todo esto lo puede hacer una persona de 3 años. Cuánta más evidencia necesitamos: el progreso ha llegado y aún se está desarrollando.

El comercio sin maquinaria es imposible de imaginar. Y el comercio es un campo donde se puede sentir el progreso al instante: transacciones más rápidas, más activos digitales, mejores conexiones. Es posible que en nuestra vida cotidiana no le prestemos suficiente atención, pero tan pronto como usted cambia al comercio, esto se vuelve aún más obvio.

2. El comercio es más riesgoso de lo que la gente piensa.

Para la mayoría de las personas que están lejos de comerciar es algo parecido a un juego. Usted está apostando, posiblemente apostando todo su dinero y eso es cuando está saliendo de él. Pero lo que la gente no entiende es que, cuando se dedica al comercio, se vuelve más arriesgado que el juego y se convierte en un rol completamente nuevo: el rol de un trabajo regular.

Es mucho más riesgoso y mucho más gratificante de lo que la gente cree.

3. No hay necesidad de complicarlo demasiado.

Otra vez. Los forasteros piensan que es un proceso que requiere mucho tiempo en orden para traer el éxito. Pero una vez que estéstrading1 En el comercio, ya no hay necesidad de complicar en exceso el proceso. Comprende la tabla, todos los números y puede leer los indicadores técnicos con la misma facilidad que un libro. Ahí es donde la comprensión de que pensaste mucho más de eso te llega.

4. Sientes que te estás volviendo loco.

Sí, quitémonos las gafas de color rosa y digamos: el comercio puede volver loco a uno más a menudo de lo que nos importaría. Mirando todos los gráficos y tratando de permanecer despierto en orden para operar en su bolsa de valores favorita a última hora de la noche, ajustando su tabla de horarios al horario de los mercados y muchas otras cosas, eso puede hacer que uno se sienta como si estuviera perdiendo la razón.

Es durante esos momentos que uno puede ajustar y recurrir al agente personal. Pero confía en mí, esa fase va a pasar. Más temprano que tarde, comprenderán y sentirán toda la alegría comercial.

5. Necesitas mucha paciencia.

El comercio requiere paciencia. Ni que decir. Pero nunca entendemos cuánta paciencia necesitamos hasta que nos quedemos atrapados en una mala operación. O mercado volátil. Lo que necesitas es ser la versión más paciente y más calmada de ti mismo. Y la verdad aquí es que no vas a entender cuánta paciencia y nervios necesitas comerciar hasta que comiences a comerciar.

6. Eres mucho más capaz de lo que te das crédito.

Hasta que realmente empieces a comerciar como tu trabajo diario, nunca vas a entender qué tan capaz eres. Nunca va a entender cuántas cosas puede hacer simultáneamente y cuánta información puede tomar de una vez. ¿Y sabes qué? Tan pronto como te des cuenta de que vas a tener un enorme aumento de la autoestima. Créeme.

trdaing2

Y, por supuesto, ¿dónde se reflejará todo ese impulso? En tus ganar velocidad, Por supuesto.

7. El comercio es impresionante.

Trabajar desde casa, no tener partes obligatorias que ocupen todo el fin de semana, libertad de elección y control total de sus finanzas. ¿No es eso un sueño hecho realidad? Bueno, todo eso es posible una vez que asuma el comercio como un día de trabajo.